miércoles, 9 de noviembre de 2016

Caso práctico sobre gestión ambiental - (PAU Comunidad Valenciana septiembre 2007)

Se pretende la construcción de un puerto deportivo en el fragmento de costa de la fotografía que se acompaña, desde el saliente central hacia el sur y, en estos momentos, se está redactando el preceptivo estudio de impacto ambiental.
En la fase de «identificación de impactos» se utilizan las matrices causa-efecto como esta:


a) Copie la tabla y señale mediante una cruz la posible interacción (positiva o negativa) de las diversas acciones con cada uno de los elementos ambientales presentes en la tabla.
b¿Qué son las medidas correctoras y el plan de seguimiento como fases de un estudio de impacto ambiental?
c) Si la valoración de impactos resultase en este caso negativa, por el alto valor ambiental de la zona, ¿qué medidas correctoras propondría para tratar de corregir dicha valoración?

d) Según el Real Decreto legislativo de 1986 relativo a la evaluación de impacto ambiental, ¿qué proyectos recuerda que puedan estar sujetos al obligado cumplimiento de la evaluación? Cite cinco.
SOLUCIÓN

a)



b) El estudio de impacto ambiental, las medidas correctoras de impactos y el plan de seguimiento son diferentes fases de una evaluación de impacto ambiental (EIA).
En el estudio de impacto ambiental se enfrentan en una matriz las acciones que se van a llevar a cabo durante las diferentes fases del desarrollo de un proyecto. Esto permite predecir los impactos que van a tener lugar, así como evaluar su intensidad, duración, carácter local o regional, reversibilidad, etc.
Las medidas correctoras son el conjunto de acciones que será necesario realizar para devolver el medioambiente (medio natural y medio socioeconómico) a una situación igual que la que presentaba antes de la realización del proyecto.
El plan de seguimiento es un conjunto de mediciones que se realizan de forma continuada sobre determinadas variables del medio natural, del socioeconómico o de ambos, que se consideran representativas para evaluar si el desarrollo del proyecto está produciendo algún impacto imprevisto o para detectar fallos en las medidas paliativas o correctoras de los impactos.
c) Cuando la valoración resultante del estudio de impacto ambiental es negativa por predecir un impacto grave sobre un entorno de gran valor ambiental, se buscan posibles alternativas al proyecto o a las acciones más agresivas. Si no hay alternativas posibles, se estudian las posibles medidas correctoras que se podrían adoptar para devolver el medio ambiente a la situación previa a la realización del proyecto.
Si estas medidas no existieran, el proyecto se rechaza.
En este caso, a la vista de la matriz de impactos expuesta en la cuestión a), parece que los factores ambientales que van a recibir un mayor impacto son:
• La calidad de las aguas, que será afectada por las tareas de dragado, por los vertidos de las zonas urbanizadas y por la circulación y limpieza de embarcaciones.
• Las praderas de Posidonia, que serán afectadas por la construcción de los diques, por el dragado de los fondos y por los vertidos procedentes de las áreas urbanizadas.
• La fauna, que será afectada por las mismas acciones que las praderas de Posidonia.
• El paisaje, por los movimientos de tierras, la propia construcción del puerto y la urbanización de la zona.
Como medidas correctoras se pueden depurar los vertidos de las urbanizaciones, pero la contaminación procedente del mantenimiento de las embarcaciones y el dragado de los fondos son factores que no admiten una corrección, por lo que van a producir un impacto irremediable sobre las praderas de Posidonia y sobre la fauna. Si el valor ambiental de la zona es realmente alto, el proyecto debería rechazarse.
d) Según el citado Real Decreto, es necesario realizar una evaluación de impacto ambiental en proyectos como los siguientes:
– Refinerías de petróleo, instalaciones de gasificación y licuefacción de gases.
– Instalaciones destinadas al tratamiento o almacenamiento de residuos radiactivos.
– Instalaciones de tratamiento y eliminación de residuos tóxicos y peligrosos.
– Centrales térmicas con potencia superior a 300 megavatios.
– Centrales nucleares.
– Plantas siderúrgicas.
– Instalaciones químicas integradas.
– Construcción de autopistas, tendidos ferroviarios, aeropuertos, puertos y vías de navegación.
– Construcción de grandes presas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario